Los hurones y la malta

Todo dueño de gatos conoce y utiliza este producto, la malta, es una sustancia fundamental para evitar los colapsos de bolas de pelo en los intestinos de los felinos. Entre los dueños de los hurones también debería de ser habitual porque si algo tienen en común los gatos y los hurones es su forma de acicalarse, ambos animales son muy limpios y para mantenerse aseados lo que hacen es lamerse la tripa, las patas, la cara… en definitiva todo el cuerpo, lo que puede ocasionar la ingesta de pelo.

Cuando los hurones se lavan a través de su lengua con casi toda seguridad comerán pelo, este en la mayoría de la ocasiones es eliminado mediante la defecación, pero existen ocasiones que no pueden expulsarlo y se forman bolas de pelo en los instestinos, en función de lo grande que sean los problemas de salud serán leves o graves incluso teniendo que llegar a operar al animal.

La ingesta de pelo no solo se produce mientras se está acicalando sino que estos animales viven por norma general en jaulas y cuando se acicalan muchos de esos pelos pueden ir al comedero, por lo que seguramente cuando se alimenten también se tragarán los pelos.

Para evitar que las bolas de pelo que se traga el huron ocasionen problemas de salud, lo mejor es evitarlo y para ello existen este producto que se llama malta. La malta lo que hace es ayudar al animal a expulsarlo porque lo deshace en el interior del animal no dejando que se formen bolas. La malta es un producto que se puede encontrar en cualquier tienda de animales, ya que esta muy extendido como he dicho anteriormente entre los propietarios de gatos. La malta por norma general se echa en la alimentación del hurón y se lo comerá sin problemas de hecho el sabor les gusta tanto que se lo podemos dar directamente del tubo que lo contiene. Se puede suministra tres veces a la semana, se le echa un pequeño chorro en el comedero junto a su comida.  Al gustarles el sabor, lo que se puede realizar también es usarlo cuando tienen que tomar antibióticos o cualquier otra pastilla por será una forma de esconder el sabor del antibiótico y se lo tomarán sin resistencia.

Solo hay que evitar darles este producto cuando el hurón se muestre con diarrea, deshidratado y/o desnutrido, porque la malta tiene efecto laxante y si tiene cualquiera de esos problemas se van a incrementar los síntomas.

Ait

Originally posted 2012-10-11 15:13:13.

Hurones en casa

Habrás notado que desde hace algunos años la gente que se decide por un hurón como mascota es cada vez más. Ya desde hace décadas se utilizaban a los hurones para la caza. Pero es gracias a su carácter juguetón, travieso y muy cariñoso por lo que las personas se animaron a tener uno de estos singulares mamíferos como compañía.

Si estás pensando en tener uno, te damos una serie de datos para que aclares tus dudas.

¿Cómo cuidarlos?

  1.  Un hurón no deja de ser un roedor, así que si quieres tenerlo en casa y suelto has de saber que roerá cables, plantas y todo lo que este a su alcance. Deberás por precaución lógica hay que tapar los cables, ya que es un gran riesgo para él. También debes evitar dejar ventanas abiertas. Es importante tenerles una jaula cómoda para que pasen horas en ella, así que tendrá que ser amplia y con varias alturas. Como siempre, que no les suela dar ni mucho sol ni sea un lugar sombrío.
  2.  En cuanto a su alimentación, es un animal carnívoro. Y suele comer carne de ave. Aunque ahora existe ya alimento preparado especial para ellos con la cantidad adecuada de nutrientes que necesitan.
  3.  Son animales con un fuerte olor corporal, que resulta en ocasiones muy desagradable. Una solución es esterilizarlos, pero no resuelve mucho este problema. También se pueden bañar una vez al mes, siempre con jabones y productos específicos.
  4.  Hay que intentar no recoger un hurón de criaderos y lugares de rara procedencia, ya que pueden presentar caracteres inestables o agresivos por su mal cuidado.
  5.  Si quieres criar, a partir de los cinco meses alcanzan la madurez sexual, pero no es recomendable hasta los 10 meses juntarlos. El embarazo dura unos 42 días, y suelen tener de 1 a 5 crías. Los hurones nacen ciegos, sordos y sin pelo y sólo se alimentan de leche materna.
  6.  El hurón necesita atención veterinaria, como cualquier mascota. Con sus vacunas para la rabia y el moquillo (es importante no bañarlos hasta que estén vacunados). Otras enfermedades que suelen tener bloqueos intestinales, gripe, diarrea…
  7.  No es un animal muy recomendado para los niños, ya que al cogerlos tiene que ser con cuidado, y si le haces daño muerde y araña. Si tu hurón no se acostumbra a ti es bueno ponerle una prenda tuya, que se acostumbre a tu olor, un mínimo de dos horas. Así cuando lo cojas no se asustara tanto.

Como ya os recomendamos, siempre que se tenga dudas es mejor consultar a un veterinario.

¿Qué, os animáis a ampliar la familia con un hurón?