La educación de nuestro perro en las primeras semanas de vida

Cuando decidimos llevar a casa un cachorro hay que tener en cuenta una series de aspectos en su educación, para que su evolución de cachorro a adultos sea adecuada y tengan una conducta adecuada. Una vez con nuestra mascota tendemos a olvidar estos aspectos porque los vemos tan graciosos y achuchables que nos cuesta hacer determinadas cosas para que mejoren su conducta, pero hay que hacerlo para que determinados comportamientos no se den, ya que de adultos no nos van aparecer tan graciosos y no solo eso, sino que pueden ser peligrosos sin que ellos quieran.

La forma de comportarse se va a ir construyendo poco a poco hasta que llegue a la vida adulta y algunas fases como el autocontrol, la socialización y la identificación con los de su especie es importante. Son aprendizajes necesarios en nuestro perro para evitar la desadaptación y comportamientos extraños o poco adecuados.

La etapa de socialización es el momento donde vamos a intentar dar el mayor número de estímulos al can. Esta fase se desarrolla entre la tercera y la 12 semana y sirve para que viva con naturalidad todos los elementos que hay a su alrededor, es decir, que no sufra stress o miedo ante determinadas situaciones, objetos, individuos, animales y todo lo que se nos ocurra. Le expondremos a esas situaciones a baja intensidad, por ejemplo el sacarle a pasear en un lugar donde transiten coches para que se acostumbre a su presencia y al ruido que éstos producen. Si a un cachorro durante estas semanas no le dejamos que juegue con niños y que interactúe con ellos es complicado que en el futuro lo pueda hacer con naturalidad. 

Por otro lado la educación relacionada con el control del impulso surge en la semana 5 y por la relación que mantiene con la madre. Por eso es necesario que no se separe al cachorro de su madre hasta la 7º semana de vida porque el vínculo con la madre es fundamental en su aprendizaje. La madre del cachorro será la encargada de enseñarle a regular sus movimientos y a controlar sus impulsos. Si la madre está desaparecida de la vida del cachorro seguramente tendremos un perro hiperactivo, el cual será complicado de controlar.

Por otro lado la presencia de la madre también es fundamental por el vínculo que se crea entre madre e hijo, el cual permitirá que se identifique con su especie. Existe la falsa creencia de que cada animal cuando nace de forma innata sabe si es un perro, un gato o un elefante pero esto no es así. La identificación con los de su especie aparece por el fenómeno llamado impregnación. Este proceso consiste en que cuando los cachorros nacen, unas horas después del acontecimiento se produce un apego, y éste se realiza a la primera especie en movimiento que se encuentren, normalmente es la madre a la cual imitan en todos sus movimientos.

Originally posted 2011-06-03 15:06:49.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *