Las chinchillas

Cada vez es más común encontrarnos chinchillas como animales de compañía. Este tipo de roedores dispone de muchos recursos para poder huir de los depredadores y protegerse de las condiciones desfavorables del medio. Uno de los más prácticos es su pelaje muy denso, que les protege del frío y de los parásitos. Asimismo son capaces de soltarlo para defenderse de sus posibles depredadores.

Son muy rápidos y excelentes saltadores ya que disponen de unas patas traseras muy desarrolladas que les permiten alcanzar grandes alturas a través del salto. Gracias a su cola en forma de U (que también les ayuda a escapar de los depredadores) son capaces de mantener un buen equilibrio. Se trata de un animal gregario y nocturno, por lo que podremos observar mejor sus habilidades en dicho horario. Poseen una visión nocturna muy aguda, pero por el día son prácticamente ciegos, por lo que sus movimientos serán mucho mas reducidos. También disponen de un oído muy agudo, más incluso que el humano y emplean sus bigotes para tantear y rastrear alrededor suyo.

Son animales vegetarianos. Su dieta básicamente consiste en agua, heno, pienso específico para ellos y un aporte de calcio. Es recomendable que dispongan de hierba fresca. Todo lo que les demos a mayores serán complementos o golosinas que debemos usar con moderación.

Es necesario proteger a nuestras chinchillas de los golpes de calor y de los ambientes muy húmedos, puesto que eso podría hacerles enfermar o incluso llegar a morir. No suelen desarrollar muchas enfermedades, pero su aparato digestivo es muy delicado y son propensos a problemas intestinales y a los parásitos del agua. A pesar de ello su esperanza de vida media oscila entre los 12 y los 15 años, aunque pueden llegar a cumplir los 20 años de vida.

Bajo ningún concepto nuestra chinchilla debe mojarse ni bañarse en agua, ya que podrían desarrollar enfermedades debido a la humedad. Por ello debemos proporcionarles arena de marmolina (que es la más parecida a su medio natural) en la que se bañarán y cuidarán su pelaje. Debemos preocuparnos de que la arena esté siempre limpia. Se trata de animales que no desprenden olores así cuidando ese detalle, no debemos preocuparnos de más. En su medio natural emplean la orina como método de defensa contra sus depredadores. Por ello es posible que si se asustan o sienten miedo en algún momento, recibamos un chorro de orina.

Cuando decidimos llevar una chinchilla a nuestra casa debemos ser muy pacientes con su adaptación a su nuevo hogar. Son animales muy asustadizos, así que tendremos que dejarles su tiempo para que se sientan a gusto con nosotros. Al principio necesitarán adaptarse a su jaula y una vez que hayan superado ese trámite, serán capaces de salir de ella y conocer el exterior. Para ello simplemente les dejaremos la puerta de la jaula abierta y su curiosidad hará el resto. Son animales muy inteligentes y con mucha paciencia y cariño conseguiremos que aprendan a jugar con nosotros y pedirnos mimos.

Originally posted 2011-05-30 22:59:43.

Tipos de acuario

Cuando decididimos tener varios peces hay que pensar en el tipo de acuario que vamos adquirir, debemos pensar en la finalidad que le vamos a dar y en los materiales para que nuestros peces sean felices.

Tipos de acuario según su material

Acuario de vidrio: Este tipo de acuario es más pesado, pero tienen como aspectos positivos que no se rayan salvo que se haga de forma muy intencionada y este tipo de acuario no necesita que la base este apoyada completamente sobre una superficie y son más económicos.

Acuario de plástico: El aspecto positivo que tienen es que es más fácil de trasladar de un lado a otro porque pesan bastante menos que los anteriores pero a diferencia de los de vidrio necesitarán estar apoyados completamente sobre una superficie para que no se deformen y son más caros.

A la hora de elegir nos decidiremos por aquel que sea más grande y que ajuste a nuestro nivel económico eliminando eso sí lo que tienen forma circular porque no son nada positivos para los peces porque le estresa y les desorienta.

 

Clasificación por su composición interior

Acuario comunitario, en este tipo de acuario se pueden encontrar plantas y peces que pertenecen a diferentes especies y hábitat a pesar de eso hay que tener en cuenta que deben de tener las mismas necesidades en cuanto alimentación, agua, luz y espacio.

Acuario especie, en el se encuentran los peces que pertenecen a una misma familia o clase, a la hora de condicionarlo tendremos en cuenta las necesidades de los peces que lo integran por ejemplo si necesitan lugares para esconderse,  espacios amplios para poder nadar…

Acuario de reproducción: Sirve para lograr que los peces se reproduzcan, para ello deberemos tener muy en cuenta que necesitan para lograrlo por ejemplo las condiciones del agua, de luz o incluso en el momento en que nazcan las nuevas crías echarles una mano para que lo consigan sin dificultad, para ello nos documentaremos sobre la especie que habita en nuestro acuario.

Acuario de cría, en este tipo de acuario se encuentran los peces que acaban de nacer y ahí se les cuida hasta que cojan el tamaño suficiente para que puedan convivir con los adultos sin problemas de ser atacados.

Clasificación por temperatura

Acuarios de agua caliente Son aquellos en los que habitan peces que necesitan que el agua tenga una temperatura alta de 25 a 30 grados, los que tienen está necesidad son los tropicales.

Acuarios de agua tibia. En ellos el agua se mantiene entre los 18 y los 22ºC

Agua fría Aquí el agua se encuentra entre los 10 y los 18º C

Cuando compremos una determinada especie preguntaremos o nos informaremos que necesidades tienen en cuanto a la temperatura porque son uno de los aspectos más importantes para lograr que nuestra mascota sobreviva.

 

<iframe width=”420″ height=”315″ src=”http://www.youtube.com/embed/6KRKnKgQ66w” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Los reptiles y su temperatura

Hay personas que optan por tener como mascota un reptil, ya sea una serpiente, iguana, camaleón, salamandra… estos animales se consideran exóticos y para poderlos tener es necesario cumplir con la normativa y esto no siempre sucede  por lo que en ocasiones se encuentran abandonados estos reptiles. Sí decidimos tener un reptil en nuestro hogar deberemos tener en cuenta su temperatura, estos animales son ectodérmicos o lo que es lo mismo animales de sangre fría que necesitan de lo externo para regular su temperatura. En su hábitat estos animales se colocan en lugares donde da el sol, en el momento en el que necesitan reducir la temperatura se meten en el agua o se van a un lugar donde dé la sombra.

En nuestra casa es más complicado por lo que en el terrario necesitarán una lámpara que desprenda suficiente calor para subir la temperatura a estos animales. Cuando decidimos sacarles del terrario deberán tener un lugar donde puedan acceder al calor y otro de sombra donde puedan bajar la temperatura.

Es importante que tengan la temperatura adecuada porque si no la logran no podrán hacer procesos básicos como es el de alimentarse de lo contrario nos daremos cuenta de que no lo estamos haciendo correctamente porque su piel se oscurecerá volviéndose negra enfermará y podrá llegar incluso a morir. En su hábitat tienen todas sus necesidades cubiertas, en casa tendremos que reproducir ese hábitat para ello deberemos de invertir dinero en la compra de un terrario adecuado a sus dimensiones  y de las lamparas de luz y calor y de solo calor.

Los periodos de los reptiles son de 12/12 es decir 12 horas al calor y 12 horas más tranquilamente aunque se mantendrá en una zona la temperatura elevada por sí lo necesitarán.

Sí se produce un corte electrico en nuestro hogar que hace que no tengamos luz durante varias horas, tendremos que intervenir para que nuestra mascota no pierda el calor para ello le colocaremos dentro del terrario una botella con agua caliente, puede suceder que cuando nos damos cuenta ya ha perdido toda la temperatura, para lograr que se recupere tendremos que cogerla del terrario y prepararla un baño de agua a 21 grados y sumergirla sin que la toque la cabeza, después de un rato normalmente cuando veamos que recupera su color original la sacaremos  del agua y la secaremos con una toalla tibia, la introduciremos de nuevo en el terrario y la iremos subiendo gradualmente la temperatura.