¿El gato más feo del mundo?

Los gatos son como los hijos: los de uno nunca son feos. Pero, a diferencia de lo que ocurre normalmente con los niños, el gato de uno se elige. ¿Qué podría llevar a una persona a comprarse un gato Sphynx? Bueno, para gustos hay colores, y si bien la mayoría de los seres humanos lo encuentran repelente (“grima” es la palabra más asociada espontáneamente), también son criaturitas de Dios.

Aunque se les asocia al antiguo Egipto, la raza apareció en Canadá a finales de los años 70 como resultado de la mutación del gen recesivo de la calvicie, se cree que derivando del Devon rex. Junto al Donsphynx, el Peterbald y el Kohana, es el único gato calvo del mundo. Todos descienden de dos familias bien localizadas. Son difíciles de criar, pero cada vez se están volviendo más populares.

Continua leyendo “¿El gato más feo del mundo?”

Originally posted 2013-11-14 12:55:57.

Korat, un tailandés con carácter

Si he notado una constante a la hora de describir el carácter de los gatos de raza, es lo mucho que se repitan palabras como “cariñoso”, “tranquilo”, o “afable”. Sin embargo, independientemente de que nos gusten o no los gatos, todos nos hemos topado alguna vez (o más de una, seguramente), con ejemplares no tan simpáticos como quiere hacernos creer la propaganda oficial. ¿Conspiración gatuna? Puede ser…

El caso es que hoy vamos a hablar de una raza digamos políticamente incorrecta, es decir, que no oculta su fuerte personalidad. Me refiero al gato Korat. Aunque sean muy afectuosos con sus amos, no son de esos que toleran a cualquier extraño, ni las exageradas y a veces cargantes caricias de los niños. Aparte de ariscos son bastante posesivos y exigentes. También caprichosos, y muy inteligentes.

Continua leyendo “Korat, un tailandés con carácter”

Originally posted 2014-01-28 16:07:37.

Siames, un gato muy especial

Hace años tuve un gato siamés reconozco es un gato muy especial, muy cariñoso y que miraba mucho por la familia, por ello quiero explicaros un poco mas detenidamente como son los siameses, y vais a encontrar rasgos de esta raza en los que veréis porque me gustan tanto los siameses y posiblemente os guste tener esta raza de gato a vosotros también.

Sus características

Su historia remonta a hace mas de 2000 años que esta raza está a nuestro lado, proviene de oriente, de un lugar llamado Siam, de lo que es hoy en día Tailandia.

Es un gato de talla mediana, cuerpo largo y esbelto. Patas largas y esbeltas, sus patas traseras suelen ser mas largas que las patas delanteras. Tiene una cola larga y se hace más estrecha hacia la punta, por la cola podemos saber como se encuentra nuestro siamés. El pelo es corto, suave y sedoso.

La cabeza es larga, bien proporcionada, con forma de triangulo, empezando mas ancho y afinándose hacia la boca.

Son muy cariñosos e inteligentes. Entre sus juguetes favoritos están las pelotas. Cambian de pelo a lo largo del año, se recomienda cepillar con regularidad para evitar problemas intestinales, pues tragan pelos, y se les hacen como ya es conocido en todos los gatos, bolas de pelo, que si no se cepillan se los tragan.

Les gusta sentirse parte de la familia y una manera de mostrar su afecto es frotando su cuerpo con el propietario.

Puede ser agresivo con otras razas de gato.

Las hembras alcanzan la madurez sexual más rápido que los machos, pero hasta que no tienen los catorce meses no estarán preparados físicamente para el apareamiento. Las hembras son generalmente muy maternales con sus gatitos.

Los siameses tienen una manera de “hablar” con su dueño muy peculiar, en cierta manera podemos decir que nos “hablan” como ningún otro gato pueda hacerlo. Poseen unas habilidades vocálicas que les permiten hacer unos maullidos para comunicar distintas cosas.

Los siameses son muy sensibles al frío, debemos tener una temperatura en la casa de unos 20 grados.

Como cualquier otro animal de compañía, el siamés tiene que hacerse desparasitaciones y vacunaciones.

Todo el afecto y el cariño que le proporcionemos al siamés le va hacer crecer sano.

Tipos de siamés

Seal point: tonalidad entre beige pálido y crema. Los points deben presentar color castaño claro.

Chocolate points: cuerpo de color marfil sin sombreado, nariz y planta de los pies de color negro

Blue points: color blanco azulado derivando hasta blanco en el pecho. Nariz y planta de color teja.

Lilac points: El cuerpo debe ser de color blanco sin sombreado. Los machos son de color gris perla.

Conclusión…

Espero que esta información os sea de gran ayuda a la hora de elegir la raza de vuestro gato. El siamés como gato es un excelente animal de compañía, que si tenemos hijos va a estar muy pendiente de ellos,, y toda la familia va a acabar queriéndolo mucho.

Originally posted 2013-05-06 08:00:41.

Como elegir a tu gato de raza

A la hora de elegir un gato, si has decidido, por los motivos que sean, que lo prefieres de raza, tienes que tener en cuenta que en los mejores casos pueden llegar a estar unos 20 años con nosotros.

Hay que tener varias cosas en cuenta, puesto que no es lo mismo elegir un gato Persa que uno siamés.

Para elegir correctamente, a parte del aspecto físico se tiene que conocer el carácter de cada raza. Evidentemente cada gato es diferente, por lo que solo es una orientación de cómo será a grandes rasgos, no al detalle.

Sphynx

La raza Sphynx, cuya característica más remarcable es que carecen de pelo, no provocará ninguna alergia, por ejemplo. Surgió de una mutación, y actualmente están reconocidos. En realidad tiene una capa de vello finísima, aunque es imperceptible a simple vista o al tacto y fue la primera raza en todo el mundo reconocida con tales características.

Si está bien cuidado es un gato extremadamente esbelto y muy ágil y suelen ser gatos tranquilos, aunque también tienen momentos de mucha actividad.

No son agresivos, al contrario suelen ser inteligentes y dependientes de sus dueños, como casi todos los gatos, pero sin dejar de ser muy afectuosos.

Su ausencia de pelo hace que sean sensibles a las temperaturas, por lo que intentaran estar en un lugar cálido siempre que les sea posible.

Siames

Pasando a las razas con pelo, las más habituales, podemos encontrarnos con un bonito ejemplar: el gato siamés.

Esta raza es muy conocida. Proviene de Tailandia, antiguo reino de Siam, de aquí su nombre.
Físicamente es muy estilizado, con unas largas y finas patas, que para nada le dan un aspecto deforme. Su cara tiene una forma triangular, los ojos claros y orejas más bien grandes.

Su pelaje, característica más apreciable de dicha raza, es beige menos en la cola, las patas, el rostro y las orejas, donde toma una intensidad hasta parecer de un marrón casi negro.

La raza se divide en dos variantes, el original y el moderno, aunque de carácter son casi iguales.

Si los educamos bien conseguiremos que se muestren sumisos y educados, aunque en situaciones que no sean de su agrado lo notaremos. Le gusta mostrar a sus amos su afectuoso carácter muy frecuentemente. Tiene una curiosidad innata, aun más remarcable que en las otras razas de gato, aunque algunos serán muy sociables y otros muy poco.

Es un gato de los más activos, hasta tal punto que no estará quieto durante más de 10 minutos a no ser que duerma. Es muy ágil, y posee mucha energía.

Algunas desventajas que tiene, aparte de ser tan activo para algunos, es que en épocas de celo, si no está castrado, llegará incluso a ser molesto. También es de los gatos que tienden a tener problemas con los ojos (principalmente estrabismo), y no soporta que lo dejen solo mucho tiempo.

Persa

Pasando al otro extremo nos encontramos el gato Persa. Esta raza es el contrario del siamés. Tiene la cara ancha y plana, y tiene mucho pelo, que no tienen un color fijo. 

Son muy comunes, hasta el punto que tres cuartas partes de los gatos de pedigrí son persas.
Su carácter es extremadamente pacifico y relajado. Además de no moverse mucho acostumbrará  a querer ser mimado. Si se tiene otra mascota no resultará ningún problema, al menos por su parte.

Chartreux

Una raza intermedia entre las dos antes descritas es el Chartreux. Es un gato de un color azul o grisáceo, con los ojos naranja. Su rostro aparenta estar sonriendo permanentemente y suele ser confundido con el Azul de Rusia, a pesar de que este no tiene los ojos de color naranja.

A parte de ser muy educados y calmados se puede comprobar que maúllan en muy pocas ocasiones, aunque son muy expresivos a pesar de ello.
Con los desconocidos son muy cautelosos, pero con la familia o conocidos será muy amable, hasta el punto de seguir a sus dueños por las habitaciones. Son muy cariñosos, aunque a la hora de jugar, prefieren atacar o perseguir algo y cuando se cansan, después de ciclos cortos pero muy intensos suelen dormir.

Maine Coon

Un gato de origen desconocido es el Maine Coon. Este gato, de los más grandes, se pensaba que venía de un cruce con un gato y un mapache, aunque esto es biológicamente imposible y está descartado. 

Su cabeza es casi cuadrada y un poco cóncava. Las orejas, muy puntiagudas son largas, así como su cola. Los ojos, de cualquier color menos azul, son grandes y ovalados.

Además de ser un gato grande es musculoso, con pelaje bonito y largo.

Estas son solo algunas de las razas que hay, pues hay muchísimas. Para elegir una bien seguro que necesitaremos varias horas, y aun así desconoceremos muchas de las que hay.

 


Originally posted 2013-06-26 15:11:03.

Maine Coon, el supergato

Si hay una raza de gato impresionante por su tamaño, esa es la Maine Coon. Los orígenes de este gato norteamericano son oscuros y llenos de rumores que lo relacionan con la reina María Antonieta, con un grumete inglés, con los vikingos y la raza autóctona bosque noruego… Lo que es seguro es que una hembra de esta raza ganó el primer concurso felino en 1895, iniciando una larga historia de celebridad.

Vamos con los rasgos principales de esta raza. La cabeza es mediana, casi cuadrada y algo cóncava, los pómulos prominentes y nariz y barbilla alineadas. Orejas puntiagudas y, en los casos norteamericanos, acabadas en pinceles. Los ojos son grandes y oblicuos, primando el verde (sólo vale el azul en los ejemplares blancos). En cuanto al color, vale todo menos los patrones siameses, colorpoint, y chocolate, siendo los tabby, sólidos, humos y diluidos los más comunes.

Continua leyendo “Maine Coon, el supergato”

Maine coon

La raza no tiene un monopolio sobre el amor y el afecto, pero tiene que haber alguna buena razón que el Maine Coon se abrió camino hasta la extinción cerca del lugar preciado de la segunda raza más popular de los Estados Unidos (de acuerdo con el total de registro del CFA).

Aficionados del Maine Coon dicen que la popularidad se debe al gran tamaño de la raza, la inteligencia, la capa exuberante, disposición resistente, y la devoción a su familia humana.

Mientras Maine Coons son  juguetones y cariñosos con sus seres humanos elegidos, pueden ser reservados con gente con la que no está familiarizado. Con el tiempo, sin embargo, se adaptan incluso a los más cautos.

Como corresponde a un ex marino, Maine Coons se sienten fascinados por el agua, tal vez porque sus capas gruesas son repelente al agua y no se convertirá en molesto por estar empapado con tanta facilidad como una capa más delgada haría, vaya otro gato en general.

Una de las más grandes razas domésticas, Maine Coons masculinos pesan 12 a 18 libras, mientras que las hembras estan en un rango de 10 a 14 libras ‘petite‘.

Lento para madurar, el Maine Coon toma de tres a cuatro años para desarrollarse plenamente. Aunque tabby marrón es el color y el patrón más común, Maine Coons vienen en una amplia variedad de colores.

El pelaje de todo tiempo pesado, más corto en los hombros y más tiempo en el estómago y los pantalones, hace que el gato parezca más grande de lo que realmente es.

La textura es suave y sedosa y no algodonosa, por lo que el escudo no estera con tanta facilidad como los escudos de algunas razas de pelo largo.

Los criadores suelen recomendar a dos veces por semana peinando con un buen peine de acero.  

Historia del Maine Coon

Maine Coon, como Shorthairs(pelo corto) americano, se consideran nativos de América, ya que han estado en este continente desde los tiempos coloniales, y tal vez más.

Existen muchas historias imaginativas sobre el origen de la raza (algunas más creíbles que otras), pero la prueba dura es tan escurridiza como un gato en la hora del baño. Una historia alega que la raza es un híbrido del gato del mapache / doméstica, de ahí el nombre de Maine Coon.

A pesar de que tanto los mapaches y Maine Coons tienen frondosos, largas colas y la tendencia a mojar su comida en el agua de bebida, tal unión es biológicamente imposible.

Otra anécdota, poco probable, pero al menos es posible, sostiene que el Maine Coon fue producido por bobcat / y del gato doméstico, lo que explicaría la oreja y mechones dedo del pie y el impresionante tamaño de la raza.
Una historia más imaginativo afirma que Maine Coons son descendientes de los gatos de pelo largo que pertenecen a María Antonieta. Gatos de la reina y otras pertenencias fueron introducidos de contrabando a los Estados Unidos por un capitán llamado Clough, que se disponía a rescatar a la reina de su cita con la guillotina.

Por desgracia, la Reina perdió la cabeza y los gatos terminó quedándose con Clough en Maine.

Por último, pero no menos importante, es la historia de un capitán de barco llamado Coon que en la década de 1700 trajo los gatos de pelo largo con él en sus excursiones a América costa noreste.

Esta última historia tiene al menos un anillo de la verdad. La gente de mar que utilizaron gatos para controlar las poblaciones de roedores en sus veleros probablemente trajeron algunos bucaneros de pelo largo con ellos hacia el Nuevo Mundo. Algunos de los gatos desembarcó al llegar a la costa noreste y se establecieron en las granjas y en los graneros de los primeros colonos.

Teniendo en cuenta el clima severo de Maine, los primeros años deben haber sido duro para gatos y humanos por igual. Sólo los más fuertes y adaptables sobrevivieron en la raza.

A través de la selección natural, el Maine Coon se convirtió en un gato robusto grande con un pelaje denso, resistente al agua y una constitución robusta.
Independientemente de donde la raza vino, el Maine Coon fue una de las primeras razas en ser reconocidos por la tarde suposición del gato del siglo XIX, y se convirtió en un favorito temprano. Sr. FR Pierce, que era dueño de Maine Coon ya en 1861, se señala en el Libro de la Cat que una gata Maine Coon llamado Leo fue galardonado como Mejor Gato en la exposición de gatos York New City de 1895 y fue un ganador consistente en Boston en 1897 , 1898, y 1899.

Sin embargo, en el año 1900, como razas nuevas y más exóticas se importaron en el país, los aficionados a los gatos de la época abandonaron Maine Coons de persas, angora, y otras importaciones.

En 1950 la raza casi había desaparecido.
Afortunadamente, un pequeño grupo de criadores mantuvo esta undercat pasar por debajo. Criadores de maine Coon llenaron exposiciones de gatos Maine y en 1968 fundó los criadores de Coon de Maine y la Asociación de Criadores .

 

El gato persa

Los gatos persas son una de las razas más valoradas y que, en su mayoría constan de pedigree. Son animales de tamaño medio con gran presencia y fuerza corporal debido a su composición ósea.  Su pelo es, sin duda alguna, una de sus señas de identidad, siendo muy abundante y suave presentes en muchos colores y combinaciones, una belleza extraordinaria que atrae todas las miradas.

Se trata de un animal doméstico especial que requiere de una serie de cuidados especiales. En primer lugar el cajón sanitario es fundamental, para ello es preciso elegir aquel de mayor tamaño pues sus dimensiones y volúmenes lo requieren, bolsa de arena adaptada a tal fin y tablas o elementos para el arañado, pues de no comprarlo se corre el riesgo de que utilicen su uñas con el mobiliario estropeándolos.

Cuidado personal de la mascota:

Un gato que se caracteriza por su tipo de pelo y la densidad del mismo es necesario cuidarlo debidamente con instrumentos especializados. Existen muchos cepillos que resultan muy agradables que evitan tirones o molestias compuestos por cerdas naturales. Es necesario que día a día se lleve a cabo el peinado del animal para evitar que se agrupen nudos que incomoden a la criatura, así como para garantizar su higiene personal.

Zonas de descanso adecuadas:

Necesita de una zona especial para su descanso, son muchas las opciones entre las que poder elegir, cestillas acolchadas, cajones de transporte, mantas… siempre pensando en que no utilice el mobiliario del hogar, pues es muy frecuente que intenten acomodarse en sofás, sillas o, incluso, camas por la comodidad y las sensación de placer que le producen. Adaptar zonas pensadas especialmente para ellos es muy importante para que se encuentren cómodos y sin tentación de invadir otras zonas del hogar.

No se debe acostumbrar al animal a la libertad de desplazamiento en todas las estancias del hogar, pues ha de ser consciente de que en determinadas estancias no ha de poder entrar ni jugar, esto es muy recomendable en el caso de habitaciones de bebés o niños pequeños por cuestión de seguridad y en las cocinas por higiene al tiempo de elaborar los platos de comida.

Juguetes para fomentar su actividad:

Todo animal tiene que ejercitarse y desarrollar su actividad para ello es importante que dispongan de todo tipo de juguetes y tablillas de arañado, pasan momentos de ocio muy agradable que pueden compartir con sus propios dueños.